¿Qué Es La Presencia Consciente?

Eckhart Tolle, en su libro “El poder del ahora”, nos habla de la importancia de “estar presente”. Cuando estamos presentes, no caemos en el mal hábito de situarnos en el pasado o en el futuro, donde nuestros pensamientos sin control rememoran una y otra vez lo qué pasó o vislumbran un futuro que ni siquiera ha llegado. Reflexionar que el pasado se esfumó y el futuro no existe, es comprender que cada día es hoy.

La falta de perdón, las culpas, sentimientos encontrados, son manifestaciones de un pensamiento más ocupado en el pasado que en el ahora. De la misma forma, la ansiedad, la excesiva preocupación y negación a solución, manifiesta un pensamiento centrado en el futuro. Al poner nuestra atención en el pasado o en el futuro, el paso por el presente se vuelve mecánico y monótono. No ponemos los cinco sentidos en lo que viviendo, produciendo errores y olvidos.

La presencia consciente permite una vida más plena. Controlamos nuestros pensamientos y nuestra respiración. Al hacerlo, nos volvemos conscientes del funcionamiento de nuestro cuerpo y dueños absolutos de nuestras acciones y pensamientos, sin crear y recrear situación alguna. El perdón, por ejemplo, se origina en ese olvido voluntario que se hace del daño u ofensa, muy beneficioso para el equilibrio y la salud.

La presencia consciente propicia la construcción consciente del Yo y sus circunstancias y de aquello que rodea. El devenir se vuelve tangible, cobra sentido y significado porque se está presente y todas las cosas viven a su luz. Cuando meditamos, entramos en esa presencia que es nuestro Yo consciente, constructor de vida. Podemos sentir la esencia de lo que realmente somos y transmitirla alrededor, lejos de etiquetas, prejuicios y preconceptos, porque evidenciamos nuestra unidad. Es en ese puro estado del ser, que las cosas cobran su justa medida, encontrando que lo que existe y es, empieza y termina en uno.

Crecemos y nos desarrollamos sin que seamos totalmente conscientes. Es común la sensación de que la vida se escapa o pasa en un abrir y cerrar de ojos, perdida quizás en un mar de pensamientos, palabras y acciones, muy al azar. Una presencia consciente permite una construcción de vida consciente, una realidad construida conscientemente.

La Meditación ayuda a situarnos en esa presencia consciente, una maravillosa vía de conexión. También, hay un ejercicio que resulta fantástico para comprender con más detalle lo qué significa esa presencia consciente y la construcción de vida consciente. En cualquier momento a solas, piense qué vida les gustaría tener, diséñela y escríbala con lujo de detalles. No escatime sueños ni deseos, siempre y cuando no afecten a otros o sean en base a la infelicidad de otra persona. Léanla una y otra vez y reflexione sobre las consecuencias de cada cosa. Haga de cuenta que alguien le dio un lápiz mágico y con él, la oportunidad de crearla. Tome su tiempo y observe qué pasa.

¿Cómo ser un constructor de vida consciente? Les cuento.

¡Hasta la próxima!